Blog Academia B | LA ACADEMIA COLABORATIVA, TENDIENDO A DISTENDERSE- Juan Ignacio Pitta, Derecho Innova
343
post-template-default,single,single-post,postid-343,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

LA ACADEMIA COLABORATIVA, TENDIENDO A DISTENDERSE- Juan Ignacio Pitta, Derecho Innova

Impacto. Esa es la palabra que tanto atrae a las comunidades e instituciones que buscan generar un propósito social y ambiental. ¿Cómo generamos impacto y convencemos a las nuevas generaciones? Esa es la pregunta formulada con desesperación…

Educando, responde la mayoría. No podemos concientizar sobre la importancia de generar valor social y de preocuparse de los problemas globales de fondo, hambruna, desigualdad, pobreza y contaminación, si no formamos jóvenes con sentido social. ¡Pero claro que hay que educar! ¿Pero cómo lo hacemos para alcanzar a un mayor número de jóvenes apasionados y revulsivos?

La respuesta está en la tendencia a distenderse, la nueva tendencia a compartir conocimientos sin límites, en transitar desde la competencia a la colaboración, en juntar a aquellos que quieren hacer la diferencia, pero necesitan ser guiados académicamente para que nos guíen creativamente.

La competencia en las universidades y centros académicos, ¿quiénes tienen a los mejores alumnos y quienes tienen a los mejores investigadores?, ¿más publicaciones?, índices, rankings, puntajes. Conceptos que no aportan, sino que disocian, quieren el beneficio propio tan característico de las generaciones marcadas por el individualismo prepotente que van quedando en el pasado y que no aportan, sino que distancian a líderes creativos, evitando la unión indisoluble que se forma a través de las buenas ideas, de las ideas con propósitos.

Hoy debemos colaborar, compartir conocimientos, charlas, ideas, mezclar instituciones, trabajos en conjunto, mi equipo y el tuyo. La tendencia es distender la competencia para crecer y concientizar. El ejemplo de Creative Commons que apoya la creación de un dominio público con una filosofía de “cultura libre” se ha manifestado positivamente desde hace ya 15 años, tanto así que empresas como Google y Ford apoyan esta ideología abiertamente, y ese debe ser nuestro norte al momento de educar en temáticas de relevancia global. Tendamos a compartir académicamente, y no solo conocimientos, sino que también talentos, y trabajo. Formemos un cowork académico sin precedentes, inclusivo e innovador.

Trabajar con instituciones dispuestas a compartir conocimientos e ideas, me ha motivado desde la fundación de Derecho Innova. Las redes y alianzas generadas con el sólo interés de apoyar emprendedores e innovar en la educación, nos ha permitido ver con perspectiva la idea de colaboración, confiar en un ambiente muchas veces marcado por la desconfianza, y nos posibilita una mirada crítica en cuanto a los profesionales que se están formando en nuestro continente. La ilusión se acrecienta con iniciativas como Academia B, que buscan unir estudiantes, profesores, profesionales e investigadores con un ánimo colaborativo sin réplica en América Latina.

El resultado, impacta. Uniendo disciplinas, a futuros abogados con futuros ingenieros, o artistas y economistas, estudien la carrera que sea, todos con un propósito social y ambiental que está en la palestra, se está consiguiendo realizar programas, iniciativas y movimientos que cambian el mundo, que nos despojan de la comodidad del individualismo y nos invitan a ser mejores estudiantes y mejores profesionales de manera activa y propositiva. De esta manera se pasa de ser pensante a ser agente de cambio.

En un mundo cada día más bombardeado con información, cifras y datos, cada vez escuchamos con mayor frecuencia decir que 795 millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable, o que 1 de cada 8 muertes en el mundo tienen que ver con la contaminación del aire, o que el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el resto del mundo, no obstante nos familiarizamos con este tipo de información, cuando debe incomodarnos, asustarnos y motivarnos para poder juntar fuerzas, aprender, educar y finalmente, lo más importante, actuar.

Derribar las barreras del conocimiento, distendernos y asociarnos es sólo un primer paso. Rompamos paradigmas individualistas, creemos una Academia Colaborativa, y creamos en ella.


Juan Ignacio Pitta – Co-fundador Derecho Innova 

1Comentario
  • Víctor Chacano Jerez
    Publicado a las 21:24h, 04 July Reply

    Me parece muy interesante lo que has expuesto, me gustaría saber más sobre estas nuevas formas, sobre todo en lo Juridico debido a que siempre me he relacionado con amigos de distintas carreras en proyectos sociales de innovación que buscan generar impacto en lo local.

Publicar una respuesta a Víctor Chacano Jerez Cancelar respuesta