Blog Academia B | ¡BUENAS NOTICIAS! CONECTARSE CON SU ENTORNO PERMITE A LAS EMPRESAS SER MÁS RESILIENTES FRENTE A LAS CRISIS – María Emilia Correa, Academia B
360
post-template-default,single,single-post,postid-360,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

¡BUENAS NOTICIAS! CONECTARSE CON SU ENTORNO PERMITE A LAS EMPRESAS SER MÁS RESILIENTES FRENTE A LAS CRISIS – María Emilia Correa, Academia B

Quienes trabajamos en el mundo de la gestión social y ambiental llevamos años en la búsqueda de un soñado “business case” financiero, que demostrara que introducir variables sociales y ambientales es un buen negocio para las empresas. La realidad a mi ver, es que con mucho esfuerzo apenas se han podido mostrar reducciones de costo y eventuales mejoras en la prevención de riesgos, todo circunscrito a empresas muy específicas y en condiciones muy particulares. No hay evidencia de cómo las variables de largo plazo y el impacto positivo fuera de la empresa pueden tener impacto positivo directo sobre la rentabilidad de corto plazo de la empresa. Por eso recibo con entusiasmo el artículo de DesJardine, Bansal y Yang [1] sobre los beneficios en la resiliencia de las empresas.

Los autores estudian los efectos de la crisis financiera del 2008 sobre los precios de las acciones  de 963 empresas en los EEUU, y ofrecen evidencia de que las empresas que implementaron prácticas sociales y ambientales ESTRATÉGICAS experimentaron menos pérdidas, es decir, sus resultados son más estables,  y además, se recuperaron más rápidamente, lo que habla de su flexibilidad frente a cambios fuertes en el entorno. El estudio muestra que las inversiones en prácticas sociales y ambientales ESTRATÉGICAS pueden acompañar la recuperación de las empresas frente a crisis al disminuir la severidad del golpe y acelerar los tiempos de recuperación. Las prácticas sociales y ambientales TÁCTICAS como la filantropía, son importantes pero su impacto sobre la resiliencia es menor.

Los autores entienden resiliencia como la capacidad de las empresas de adaptarse a cambios fuertes en su entorno manteniendo estabilidad, así como la flexibilidad de regenerarse frente a estos cambios del entorno. Resiliencia es por tanto, la estabilidad, o la habilidad de persistir a pesar de cambios drásticos del entorno, y la habilidad de regenerarse o la  flexibilidad de adaptarse a entornos dinámicos.

Las prácticas sociales y ambientales son acciones voluntarias para mejorar condiciones externas, como las donaciones, programas de apoyo comunitario, sistemas de gobierno corporativo, gestión positiva de personas, y políticas ambientales proactivas. Son prácticas que van más allá de las exigencias legales y no contribuyen necesariamente al resultado financiero de corto plazo. Son acciones en donde la empresa interactúa con sistemas sociales y ambientales externos, más que acciones que buscan beneficios ambientales internos. Los autores prefieren usar el término de prácticas sociales y ambientales en vez de responsabilidad social corporativa o sostenibilidad, y su objetivo es entender cómo las prácticas ESTRATÉGICAS que hacen parte integral del negocio contribuyen a la resiliencia frente a crisis graves.

Los autores proponen una interesante diferencia entre PRÁCTICAS TÁCTICAS Y PRÁCTICAS ESTRATÉGICAS. Las prácticas ESTRATÉGICAS son aquellas que tienen horizontes de largo plazo, compromiso de recursos, y que hacen parte de los sistemas, rutinas y estructuras de la empresa. Por ejemplo, apoyar las reivindicaciones de pueblos indígenas, mejorar las condiciones laborales y de derechos humanos en la cadena de proveedores, aumentar la diversidad entre la empresa, comprometerse con la seguridad de los productos, y con gobiernos corporativos sanos. Estudios anteriores muestran que las empresas mantuvieron sus prácticas estratégicas después de la crisis del 2008, y el artículo comentado sugiere que la estabilidad y flexibilidad son resultado de la interdependencia de la empresa con los sistemas donde está inserta.

Las practicas TÁCTICAS buscan mejorar las relaciones de corto plazo con stakeholders y se ajustan a las prioridades de corto plazo de la empresa. Donaciones filantrópicas y otras acciones que requieren pocos recursos, se pueden ejecutar rápidamente, y se pueden dejar de hacer sin problema pues no crean interdependencias con la sociedad o la naturaleza. No cambian de forma importante  los sistemas organizacionales, las rutinas o las estructuras de la empresa.

Las prácticas estratégicas son más efectivas porque crean interdependencia entre la empresa y los sistemas sociales y ambientales donde está inserta. La interdependencia construye estabilidad pues contribuye a lograr visiones, valores, información y recursos compartidos entre los diversos sistemas. Además, la interdependencia promueve  flexibilidad y creatividad pues sucede entre actores muy diversos lo que permite mayor rapidez de recuperación. Las prácticas TÁCTICAS acompañan la rapidez en la recuperación pero no construyen la interdependencia entre sistemas que es la base de la resiliencia, por lo cual sus impactos son de corto plazo.

Este estudio es un avance importante para cambiar la conversación: en vez de enfocarnos en identificar riesgos para las empresas, podemos aportar construyendo las capacidades que ayudan a las empresas a hacer frente a las condiciones  adversas y a los cambios impredecibles. Los accionistas que amplían su mandato fiduciario para incluir compromisos de impacto positivo caminan en esta dirección.

[1] Bouncing Back: Building Resilience Through Social and Environmental Practices in the Context of the 2008 Global Financial Crisis. Mark DesJardine HEC Paris Pratima Bansal Western University Yang Yang Rowan University. Journal of Management Vol. XX No. X, Month XXXX 1–27

3 Comentarios
  • Ignacio Jose Harriague
    Publicado a las 21:57h, 01 July Reply

    Considero valiosa esta nota: desarrollar capacidades blandas en la organización al influir en su entorno garantiza una capacidad crítica de adaptación e innovación a futuro ante cambios-crisis que impacten hoy. Gracias.

  • Araceli Ruiz Vázquez
    Publicado a las 22:54h, 03 December Reply

    Es un artículo muy interesante que nos orienta sobre cómo la conexión que tengan las empresas con su entorno determina su capacidad de resiliencia. Un buen punto para argumentar y trabajra con las empresas aspirantes y potenciales a ser Empresas B.

  • Fidel Alejandro Reyes López
    Publicado a las 18:08h, 11 December Reply

    Me gusto la reflexión
    Propósito. = Corto y largo plazo.

    Prácticas tácticas. = Corto plazo y recuperación inmediata.
    Prácticas estratégicas = Largo plazo sustentable.

Publica un comentario