Blog Academia B | SORPRESAS TE DA LA VIDA: LOS NUEVOS ACTORES DEL MOVIMIENTO POR UN MUNDO MEJOR – MARIA EMILIA CORREA, SISTEMA B
536
post-template-default,single,single-post,postid-536,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

SORPRESAS TE DA LA VIDA: LOS NUEVOS ACTORES DEL MOVIMIENTO POR UN MUNDO MEJOR – MARIA EMILIA CORREA, SISTEMA B

Es maravilloso identificar un momento clave que define nuestro futuro. Para mí fue un minuto exacto en abril del 2007 escuchando a Paul Hawken presentar su libro “Blessed unrest: how the largest movement in the world came into being, and why no one saw it coming”. Comparto mi traducción libre de esas palabras, que hoy afortunadamente podemos ver en video[1]:

Estoy convencido de que somos parte de un movimiento que es más grande, y más profundo, y más amplio de lo que nosotros mismos sabemos o podemos  saber. Vuela bajo el radar de los medios de comunicación. No es violento, empieza en la base, no tiene bombas, ejércitos ni helicópteros. No tiene una ideología central. No hay un “vertebrado humano masculino” a cargo. Este movimiento sin nombre es el más diverso que el mundo ha visto. La misma palabra “movimiento” se queda corta para describirlo. Nadie empezó esta forma de ver el mundo, nadie está a cargo, no hay una ortodoxia, es global, sin clases, indoblegable e incansable. De forma espontánea está construyendo una comprensión compartida desde diferentes sectores económicos, culturas, regiones y cohortes.”

Hawken ilustró este movimiento sin precedentes con una lista de miles y miles de organizaciones y personas que en todas partes del mundo y de formas muy diversas están proponiendo una nueva forma de relacionarnos entre nosotros y con el planeta. Un movimiento que Hawken propone como la respuesta “inmunológica” de la humanidad frente al desafío de los límites planetarios y las necesidades sociales.

Esa inspiración me llevó a ser parte de Sistema B, una iniciativa que hace parte de ese extraordinario movimiento global, y que surge en 2012 en América Latina en asocio con B Lab de Estados Unidos para promover una nueva economía donde el éxito se mida por el bienestar de las personas y la naturaleza y no solo por los resultados financieros.

La economía define hoy de formas profundas la forma como nos alimentamos, nos vestimos, nos comunicamos. El consumo y la producción son hoy pobres sinónimos de felicidad, y valoramos a las personas y a la naturaleza primero como “recursos humanos y naturales” por su capacidad de aportar a la economía. Sistema B, junto con muchas organizaciones y ciudadanos, trabajamos para que nuestras decisiones económicas nos permitan ser consistentes con nuestros valores: queremos comprar con confianza, trabajar con sentido, hacer empresa para mejorar el medio ambiente y la desigualdad,  invertir para un largo plazo de prosperidad compartida.

Pero, ¿cómo puede un pequeño de pioneros promover cambios de semejante magnitud como cambiar la economía?

Primero, creyendo que es posible. Como dice Margaret Mead: “Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado”.

Y desde luego, aprendiendo con muchos, e inspirados por propuestas como las del Instituto Berkana[2] para construir estrategias de acción a través de la colaboración. Los cambios de escala que el mundo necesita son resultados que ninguno de los actores por sí solo podría lograr.

Para que cambie la economía es necesario que los ciudadanos cambiemos, pero es indispensable que las empresas y los mercados sean parte del cambio. Las empresas son los actores que pueden llevar resultados de impacto positivo a escala planetaria y a la velocidad que el mundo necesita. Proponemos, por tanto, herramientas concretas para que los empresarios podamos llevar a la realidad nuestro compromiso con un mundo mejor a través de la alianza con B Lab y sus herramientas de Empresas B y Evaluación de Impacto B[3].

En Sistema B tratamos de avanzar reconociendo coincidencias y puntos de conexión, sin ideologías, desde la generosidad y sin buscar controlar los resultados, con un liderazgo inspirador no personalista. En 5 años hemos avanzado mucho, pero tenemos mucho que corregir y que aprender.

Y es una gran alegría ver que esta forma no convencional de acción sistémica empieza a ser reconocida como una fuerza clave. En un extraordinario artículo en el Harvard Business Review, Richard Straub, ex ejecutivo de IBM y líder del pensamiento empresarial europeo[4], propone, para sorpresa de algunos, que las empresas con ánimo de lucro son actores claves en ese movimiento social que quiere cambiar el mundo.

Straub propone tres “pequeños fuegos” que muestran ya algunas luces en el camino de una nueva economía:

  • Las acciones de presidentes de empresa y sus directorios, que asumen públicamente posiciones que hasta hace poco eran impensables y que son claves para avanzar en la innovación con propósito. Polman de Unilever, Senard de Michelin, Ruimin en China, Huillard en Francia, marcan un camino de compromiso con una nueva forma de ver el éxito empresarial.
  • Las redes y comunidades que ofrecen nuevas herramientas, como el Capitalismo Inclusivo, el Capitalismo Consciente, las Empresas B, y la “innovación frugal”.
  • Pensadores que recuerdan que los grandes desafíos son los de la humanidad, no los de las máquinas, y que los avances tecnológicos deben servirnos para liberar el potencial de las personas, no marginalizarlo.

Para lograr el “gran fuego”, Straub sugiere reconocer que estos actores son parte de un movimiento más grande, y que el cambio de comportamiento debe ser colectivo.

En este sentido, es un gran hito la carta de Larry Fink, presidente del fondo de inversión BlackRock que administra más de $6 trillones de dólares, invitando a los gestores de empresas a actuar con visión de largo plazo para entregar resultados financieros y hacer una contribución positiva a la sociedad. Fink propone que las empresas deben beneficiar a todos los públicos, los accionistas, y también empleados, clientes, y las comunidades donde operan, e invita a todos a avanzar en esta linea.

Las innovaciones más interesantes en la gestión de empresas vienen hoy de la periferia y no de las universidades (scrum, tecnologías ágiles). Recordando a Peter Drucker, Straub invita a la academia a participar en la creación de formas que permitan desempeños colectivos, manteniendo la creatividad y la capacidad emprendedora. Straub invita a los empresarios a ponerse al servicio de un mundo mejor. Ningún actor puede por si mismo cambiar las organizaciones y la sociedad en corto plazo, pero la suma de muchos pequeños fuegos va a crear la luz que el mundo necesita.

Tuve el privilegio de iniciarme en los estudios de los movimientos sociales con maestros como Charles Tilly, Louise Tilly y Eric Hobsbawm en una época extraordinaria del New School for Social Resarch. Es emocionante poder ser parte hoy de este movimiento global que avanza con entusiasmo, con base en la colaboración, reconociendo el valor de la diversidad y de la posibilidad de construir con muchos, uniendo la fuerza de las empresas, los gobiernos, la sociedad civil, y  de todos los ciudadanos a quienes nos entusiasma hacernos cargo de los problemas. Esto recién comienza, y la invitación está abierta para todos los que se quieran sumar.[/vc_column_text]

Maria Emilia Correa

Co Fundadora Sistema B/Academia B

Marzo 2018

[/vc_column][/vc_row]
[1] Paul Hawken. Blessed unrest: How the largest movement in history is restoring grace, justice and beuty to the world. Penguin Books, 2007.
VIDEO: Blessed Unrest: How the largest movement in the world came into being, and why no one saw it coming. Paul Hawken. https://www.youtube.com/watch?v=iW8BytViI54. Marzo 2018
[2] http://berkana.org/wp-content/uploads/2011/09/Emergence.pdf. Marzo 2018
[3]  www.sistemab.org
[4] Richard Taub. HBR marzo 16 2018. https://hbr.org/2018/03/socially-responsible-business-can-only-succeed-if-it-becomes-a-movement. Marzo 2018.
Sin comentarios

Publica un comentario