Blog Academia B | El potencial transformador de un empresariado apreciativo – Alfredo Chavarín Pimentel
564
post-template-default,single,single-post,postid-564,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El potencial transformador de un empresariado apreciativo – Alfredo Chavarín Pimentel

“Vivimos un extraordinario momento en la historia de la humanidad. El avance tecnológico y científico nunca fue tan acelerado.”

Les dejamos esta reflexión de Alfredo Chavarín, sobre la nueva forma de hacer negocios por parte de los empresarios.  Los invitamos a dejar sus comentarios y opiniones respecto a ello.

Decía Victor Frankl, “El hombre no solo existe, sino que está siempre decidiendo cómo será su existencia y en qué se transformará al momento siguiente. Por este motivo, cada ser humano tiene la libertad de cambiar en cualquier instante”.

Veo con optimismo que son cada vez más los empresarios y emprendedores que se preguntan cómo será su existencia. Se cuestionan su propósito y están buscando sentido en sus negocios. Son empresarios consolidados y otros en camino a serlo. Utilizan la fuerza del mercado para influir y provocar cambios en sus comunidades, en sus países y en el mundo. ¡Que maravilloso momento en la historia moderna del management! Todo indica que los negocios podrían estar al servicio de las necesidades globales más apremiantes.

Estas personas desarrollan una capacidad muy particular. Miran al mundo de manera diferente. No se enfocan todo el tiempo en lo malo, en lo que falta o lo que necesita componerse, sino que cultivan una mirada apreciativa. Ejercitan esa capacidad natural que tenemos todas las personas de mirar lo que funciona. Miran lo bueno y lo mejor de las personas y de las circunstancias a las que se enfrentan. Escuchan con profundidad y empatía la necesidad del otro. Pueden reencuadrar los problemas y generar posibilidades de cambio sin importar la complejidad de los desafíos sociales y ambientales de nuestro tiempo.

Las historias de estos empresarios y emprendedores son fascinantes y muy inspiradoras. De pronto las vemos en videos en redes sociales que se ganan cientos de “likes”. Son personas con empresas que están combatiendo rezagos sociales, desigualdades de género, promueven el consumo responsable, nuevas formas de restaurar el medio ambiente, soluciones para tener acceso a agua potable y un largo etcétera. Todos ellos son un nuevo músculo en el empresariado y un poderoso activo de transformación social con rentabilidad. Son los empresarios con una mirada apreciativa.

Para muestras, bastan muchos botones. Carlos Moscoso fundó Isla Urbana y desarrolló un sistema de captación de agua de lluvia que puede instalarse en casas; el valor de su producto se manifiesta en familias de comunidades rurales y ciudades en donde no hay agua o es muy escasa. Jane Chen es una emprendedora que creó una “bolsa” que sustituye una incubadora neonatal, su precio es ¡cien veces! menor al de una incubadora tradicional y está salvando la vida de miles de niños recién nacidos en todo el mundo. Fernando Diez con su empresa CINIA contrata personas con discapacidad para que puedan ser independientes de sus familias. Victor Pagaza recicla llantas y las convierte en un impermeabilizante
de alta calidad y hoy impermeabiliza construcciones de todo tipo, incluso todos los restaurantes McDonalds de los Estados Unidos. Javier Solano convirtió su negocio, Estructuras Metálicas Solana, en una empresa que transforma techos de naves industriales, edificios y casas, en techos ecológicos.

Todas estas empresas son rentables y las transforman y dirigen personas ordinarias que hacen cosas extraordinarias. Operan con modelos de negocio novedosos, pero en esencia lo que han hecho es acostumbrar a sus ojos a mirar el mundo de forma distinta. Han hecho de la apreciatividad una forma de vida. La empresaria financiera Josefa Monge hace una distinción simple y poderosa: “No se trata solamente de crear las mejores empresas del mundo, sino las mejores empresas para el mundo”.

A todo esto, algunas cifras interesantes del mercado: El 84% de los encuestados en el Barómetro de Confianza Edelman opina que se puede perseguir al mismo tiempo rentabilidad y hacer el bien a la sociedad. La agencia norteamericana CONE Comunicaciones publicó en 2015 que el 91% de los clientes espera que las empresas hagan más por la sociedad; el 84% de las personas prefiere consumir responsablemente; el 90% de los clientes boicotearía una empresa o una marca si se enterara de malas prácticas societarias; el 62% de las personas preferiría trabajar en una empresa con Responsabilidad Social Empresarial incluso si el salario fuera menor.
Son entonces también las fuerzas del mercado las que piden a los empresarios y a los emprendedores transformarse. El mercado pide mirarnos hacia dentro para poder refractar nuestra esencia al mundo.

Mirar hacia dentro es conectar con nuestro propósito y crear una sintonía natural con todo nuestro entorno. Sí es posible crear relaciones de confianza que vinculen poderosamente a empresas y marcas con nuestros clientes. Existen ya miles de ejemplos de personas que decidieron mirar esta posibilidad y bajo esta mirada están transformando al mundo.
Vivimos un extraordinario momento en la historia de la humanidad. El avance tecnológico y científico nunca fue tan acelerado. Estamos muy cerca de acabar con problemas tan complejas con el hambre o de disminuir a cero la tasa de mortalidad infantil. La transformación es parte de nuestra esencia como seres humanos y si aceptamos esta condición entonces lo único que está por venir es lo mejor. La noticia que fortalece la esperanza es que un empresariado apreciativo está surgiendo y está aquí para quedarse.

Alfredo Chavarín Pimentel es Economista y Maestro en Desarrollo Organizacional. Cuenta con especialidades en la Universidad de Pensilvania en Estrategias de Impacto social y en Case Western Reserve University en Indagación Apreciativa, Negocios Positivos y Cambio Social. Es fundador de Goodside y profesor de Desarrollo de Empresas de Impacto Social en el ITESM Guadalajara.

1Comentario
  • Mariano Leguizamón
    Publicado a las 09:53h, 31 July Reply

    Muy buena nota! Gracias por difundir. Abrazos desde Argentina

Publica un comentario